Flan con leche de coco


Hoy toca flan con leche de coco. Es fácil, está muy rico y sorprende a todos por su sabor (siempre que te guste el coco, claro) y suavidad.

Ingredientes

  • 600 ml. de leche
  • 200 ml. de leche de coco
  • 1 rama de canela
  • 1 limón
  • 6 huevos
  • 150 grs. de azúcar

Elaboración

Pon en un cazo a cocer la leche con los 200 ml. de leche de coco, la canela y la piel de limón. Cuando rompa a hervir, déjalo 3 minutos para que coja la leche bien todos los sabores, retira del fuego y reserva. En un bol aparte, bate los 6 huevos con el azúcar. Mezcla la leche (no se te olvide quitar la rama de canela y la piel del limón) con los huevos y el azúcar y mezcla bien.

Pon de base en las flaneras caramelo líquido y rellénalas con la mezcla.

Hornea al baño María durante 35 minutos a 170 ºC.

Una vez que se hayan cuajado, deja enfriar y desmolda.

Puedes acompañar los flanes con unos frutos rojos tan típicos en otoño. ¡Qué aproveche!

Anuncios

Manzanas al horno con canela


Una clásico, queridas-os: manzanas al horno, pero con un toque especial. Continuad leyendo y veréis…

Ingredientes

  • 4 manzanas (reinetas o golden)
  • 30 grs. de almendra laminada
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • 10 grs. de mantequilla

Elaboración

  • Tuesta las almendras en el horno a 180 ºC durante 4 o 5 minutos. Lava las manzanas y descorazónalas. Hazlas un corte alrededor de la manzana, por el centro.
  • Mezcla el azúcar con las almendras, la mantequilla ablandada,media cucharadita de canela  y la harina. Reparte la mezcla dentro del hueco que ha quedado en la manzana y hornéalas a 160ºC durante 30 minutos. Sírvelas templadas o frías.

Riquísimas, os van a encantar. Ya me contaréis.

Torrijas ‘de mi madre’


Ingredientes

  • 1 barra de pan (no es necesario que sea especial para torrijas)
  • 1 litro de leche
  • Canela en polvo
  • Azúcar
  • Huevos
  • Aceite de girasol
  • Miel

Elaboración

Ponemos a calentar la leche, la canela y el azúcar. No he puesto medidas de estos dos últimos ingredientes porque lo vamos a dejar un poco a vuestro gusto. En mi casa, gustan mucho dulces y además nos gusta la canela, pero mi madre siempre toma las medidas para las torrijas “a ojo”, como ella me dice.

Mientras se calienta la leche vamos cortando el pan en rebanadas de unos 3 centímetros de grosor y las vamos poniendo en una bandeja. Antes de que la leche comience a hervir, la retiramos del fuego y ayudándonos de un cacillo iremos echándola sobre las rebanadas de pan.

El truco de estas torrijas es que cuanto más empapado quede el pan con la leche, el azúcar y la canela, más esponjosas y ricas estarán. Así que, si ves que el pan absorbe mucha leche, vuelve a repetir el paso de calentar más (leche con azúcar y canela) y echarla sobre el pan.

Cuando veamos que están bien empapadas, pondremos en una sartén aceite de girasol a calentar (esta vez no utilizamos de oliva porque es más fuerte y el sabor de la torrija puede variar) y batiremos en un plato unos 4 huevos.torrijas

Iremos pasando las torrijas una a una por huevo antes de echarlas al aceite bien caliente. Este paso es bastante delicado ya que el pan puede estar demasiado empapado y al cogerlo se nos puede deshacer. ¡Así que, tendremos mucho cuidado!

Las torrijas hay que freirlas por los dos lados, así que cuando veas que está dorada o ligeramente tostada, es el momento de sacarlas a un plato. Mientras se templan, prepara un almíbar de miel (rebajándola con agua caliente para que ésta quede más líquida) y cuando veas que la torrija no quema, pásala por el almíbar dándole “vuelta y vuelta” y colócalas en una fuente. Guarda el almíbar que te sobra (cuélalo porque habrán quedado trazas de huevo churruscado al freirlas con el aceite) y échalo por encima de las torrijas si eres muy goloso-a o quieres presentarlas con algo de almíbar.

Si no te gusta la miel, puedes espolvorear azúcar y canela por encima o comértela sin echarle nada una vez que la torrija esté fría… ¡hay que reconocer que están buenas de todas las maneras! 😀