Salmorejo sin ajo


¿Cómo? ¿Un salmorejo sin ajo? Pues sí, queridas-os, tengo una amiga que hace el salmorejo sin ajo, porque no le gusta, y he de deciros que está realmente bueno. Una receta dedicada a todos aquellos que no coméis este plato tan rico y típico del verano porque no podéis o no os gusta el ajo:

Ingredientes

  • 4 o 5 tomates maduros
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • media barra de pan
  • una cucharadita de pimentón dulce
  • sal
  • picadillo de jamón serrano
  • 2 huevos cocidos

Elaboración

Pon en un vaso de batidora los tomates pelados, el aceite, el pan, el pimentón y la sal. Bátelo todo bien hasta que quede una crema espesa y muy suave.

Sirve en cuencos individuales y decora por encima con los picadillos de jamón y de huevo duro.

¡Que aproveche!

Anuncios

Espagueti que no se pega


Por su forma, esta pasta tiende a pegarse entre sí con gran facilidad una vez cocida. Es recomendable, si deseamos mantenerla en perfecto estado o conservarla, sumergirla en agua fría con unas gotas de aceite de oliva. Después podemos escurrirla y habremos obtenido una capa que envolverá la pasta, evitando así que se  pase y se pegue.

Aromatizar aceite


Os voy a decir cómo se aromatizan los aceites. De hecho os voy a dar los ingredientes de uno que a mí particularmente me gusta mucho:
Imagen

Echa en un bol aceite de oliva, una hoja de laurel, dos ajos, pimienta de tres colores (negra, blanca y rosa) y una ramita de vainilla.

Pon el aceite al baño maría durante unos 15-20 minutos. Pasado este tiempo, retíralo y
déjalo enfriar. Mételo en un frasca y ya puedes utilizar este aceite para freír carne o de aliño en una ensalada.