Aprovechar los garbanzos en remojo


¿Alguna vez has puesto demasiados garbanzos en remojo para hacer un cocido al día siguiente y cuando los has ido a meter en la malla no te cabían todos?

Pues aquí viene un truco para no tirar los sobrantes:

  1. Deja en un escurridor los garbanzos sobrantes.
  2. Cuando veas que están perfectamente escurridos, introdúcelos en una bolsa de congelación y mételos en el congelador.

La próxima vez que vayas a utilizar garbanzos, solo tienes que sacarlos del congelador y echarlos, directamente, en la olla o cazuela, porque, recuerda… ¡ya están cocidos! 🙂

Anuncios

Alcachofas que no se oxidan


Hoy os voy a contar un truco para evitar que las alcachofas se oxiden una vez cortadas: solo tenéis que preparar en recipiente con agua fría y echar en él una cucharadita de harina. Remueve bien hasta que la harina se disuelva por completo e introduce las alcachofas recién cortadas.